ARTÍCULOS

Principales certificaciones para paneles sándwich

Certificaciones

Principales certificaciones para paneles sándwich

6 feb, 2024

Los paneles sándwich con núcleo aislante fabricado en poliuretano o en lana de roca se someten periódicamente a ensayos minuciosos que evalúan tanto su calidad como su rendimiento en diversos aspectos y escenarios, tales como:

  • Eficacia en términos de prevención de incendios 
  • Bajo impacto medioambiental
  • Resistencia a los agentes atmosféricos 
 

Resistencia y reacción al fuego 

Es necesario someter los paneles sándwich a diversas pruebas y ensayos para determinar tanto su grado de reacción como de resistencia al fuego. El concepto “reacción al fuego” se entiende como la reducción de las posibilidades de iniciar o contribuir en la propagación de un incendio, lo cual viene determinado por el material con el que se ha fabricado el panel sándwich.

Por otro lado, con “resistencia al fuego” se hace referencia a la capacidad de limitar la propagación de un incendio deteniéndolo o reduciéndolo cuando a su paso se encuentra con un determinado material. En lo que se refiere a los paneles sándwich, son precisamente los componentes químicos con los que se fabrica la espuma utilizada en su aislamiento los que consiguen reducir la propagación de las llamas.

Los estándares de calidad garantizados por los paneles sándwich de Isopan permiten obtener la certificación Bs1d0 y Bs2d0 en los paneles aislantes utilizados principalmente para cubiertas, paredes y falsos techos. En general, los productos de Isopan ofrecen un alto grado de protección contra incendios certificado conforme a las normas vigentes EN 13501-1, EN 13501-2 y EN 13501-5. Contar con este tipo de certificaciones garantiza la idoneidad de los paneles sándwich para su uso en determinados proyectos, ya que ayudan a cumplir con los requisitos legales establecidos en materia de prevención de incendios.

La certificación de reacción contra el fuego es aplicable en:

  • Edificios de uso público, como hospitales, hoteles y garajes de grandes dimensiones 
  • Edificios residenciales si superan determinadas dimensiones (por lo general, se requiere certificación si el edificio tiene una altura superior a 30 metros)
  • Materiales utilizados en la construcción que deben garantizar un comportamiento adecuado frente al fuego

Certificaciones de producción, impacto ambiental y ciclo de vida de los paneles sándwich

En la actualidad, una de las principales cuestiones que deben regir la elección de materiales para la construcción debe ser su bajo impacto ambiental. De hecho, el auge de la construcción offsite se puede explicar como el resultado de la adaptación del sector ante los cambios impuestos por la emergencia climática. Por esta razón, se apuesta por la producción de paneles sándwich que minimice su impacto ambiental pero que sea capaz de maximizar sus cualidades a lo largo de su ciclo de vida.

Para obtener paneles sándwich de larga duración es necesario producirlos siguiendo unos altos estándares de calidad, algo que debe cumplirse ya desde la fase inicial de diseño. En esta primera etapa, deben plantearse conceptos básicos como la elección de los materiales para construir los elementos que conforman el panel sándwich, teniendo en cuenta siempre el impacto que traerá consigo su producción. Paralelamente, también hay que considerar la posibilidad de reciclarlos y/o reutilizarlos una vez el edificio llegue al final de su ciclo de vida.

Para responder a estas cuestiones, resultan de gran ayuda los procesos de certificación Declare, LEED y BREEAM ®, ya que evalúan los edificios a través de los materiales de construcción empleados. En concreto, la etiqueta Declare proporciona toda la información esencial de los componentes de los materiales utilizados, que se recoge en una base de datos que está en constante actualización y en donde se señalan los elementos que pueden ser nocivos para el medioambiente. Por otra parte, LEED y BREEAM ® son dos certificaciones reconocidas en todo el mundo capaces de evaluar el impacto medioambiental de un edificio.

Parámetros de certificación LEED y BREAM®

La certificación LEED evalúa la construcción del edificio en su conjunto en base a un total de 8 parámetros:

  • Trasporte y ubicación: evitar realizar obras en lugares no adecuados, así como reducir la distancia de los desplazamientos y promover la habitabilidad y la mejorar de la salud de los habitantes.
  • Sostenibilidad del emplazamiento: priorizar la construcción en terrenos subutilizados o abandonados para proteger y dar nuevas oportunidades a diversos hábitats, teniendo en cuenta siempre las posibilidades y los recursos naturales que ofrecen los alrededores de los edificios.
  • Eficiencia de los recursos hídricos: promover un uso eficiente del agua gracias a la instalación de equipos que reduzcan su demanda, como por ejemplo los sistemas de recogida de aguas pluviales, así como también disminuir las cotas de riego gracias a una correcta selección de especies a plantar.
  • Eficiencia energética y emisiones a la atmósfera: se debe asegurar el comportamiento adecuado de los sistemas del edificio a lo largo del tiempo, así como también se debe demostrar un porcentaje de ahorro energético de entre un 12% y un 48% en comparación con un modelo de obra estándar.
  • Materiales y recursos naturales: reconsiderar la elección y el uso de los materiales para que estos sean en la mayor medida posible regionales, reciclados y fácilmente renovables, así como optar por aquellos que cuentan con algún sello de sostenibilidad.
  • Calidad de los ambientes interiores: proporcionar un ambiente adecuado en el interior de los edificios, asegurando tanto su ventilación como un buen confort a nivel térmico, acústico y lumínico.
  • Innovación tanto en el diseño como en la elección de soluciones sostenibles. 
  • Prioridad regional: prestar atención a las condiciones relacionadas con las prácticas de construcción y diseño respondiendo a las problemáticas y cuestiones ambientales a las que se enfrenta el emplazamiento en el que se construye.

A cada criterio se le asigna una puntuación cuya suma llega a constituir 4 niveles de certificación diferentes: LEED Certificate, para una calificación de entre 40 y 49 puntos; LEED Silver, cuando se llega a una valoración de entre 50 y 59 puntos; LEED Gold, en el caso de que el edificio obtenga entre 60 y 79 puntos; y LEED Platinum, para aquellas obras con una puntuación de 80 puntos o más.

Por su parte, BREEAM ® evalúa la sostenibilidad de los edificios y el bienestar de las personas que los habitan en base a estos 10 criterios:

  • Gestión: fomentar la adopción de prácticas de edificación sostenible en relación a las fases de diseño, construcción y entrega de los edificios.
  • Salud y bienestar: los requisitos que forman parte de esta categoría premian la adopción de diseños y técnicas que permiten la creación de entornos internos y externos saludables, cómodos y seguros para los habitantes de los edificios.
  • Energía: apuesta por el uso de soluciones, sistemas y equipos energéticamente eficientes, evaluando medidas que reduzcan las emisiones de carbono y permitan una gestión eficiente durante el funcionamiento del edificio.
  • Transporte: asegurar que el suministro de materiales en la obra sea lo más sostenible posible, priorizando además las buenas comunicaciones y el acceso al transporte público para reducir los viajes en vehículo privado y las emisiones de CO2 durante la vida útil del edificio.
  • Agua: este criterio se centra en identificar los modos de reducción del consumo de agua potable tanto a nivel interno como externo y minimizar también las posibilidades de pérdidas, fugas e inundaciones.
  • Materiales: premia la elección y el uso de materiales de construcción con un reducido impacto ambiental y social. Para ello, se debe emplear el análisis de ciclo de vida completo para los impactos en los productos, tomando en consideración su fabricación, diseño, aprovisionamiento, instalación, uso y fin de vida útil.
  • Residuos: pone el foco en reducir los niveles de generación de residuos tanto durante la fase de construcción como durante toda la vida útil del edificio. Por este motivo, se fomenta la concepción de los edificios teniendo en cuenta sus necesidades actuales y futuras y respondiendo a sus requisitos funcionales.
  • Uso del suelo y ecología: apostar por el uso sostenible del terreno, protegiéndolo y creando nuevos hábitats que mejoren la biodiversidad del entorno a largo plazo.
  • Contaminación: abordar de forma preventiva y controlada los niveles de contaminación asociados a la ubicación y al uso del edificio para reducir su impacto negativo en el entorno tanto a nivel de emisiones como de acústica.
  • Innovación: reconoce el comportamiento ejemplar y las mejoras en el ámbito sostenible que no estén ya contempladas en los requisitos anteriores.

A cada categoría se le asignará una puntuación, cuya suma (con una calificación mínima del 10% y una máxima del 100%) constituye un total de 5 niveles de certificación: Aprobado (si cumple con al menos el 30% de los requisitos); Bueno (si obtiene un 45% de los criterios determinados); Muy Bueno (si se alcanza el 55% de los criterios); Excelente (si llega a cumplir con el 70% de las métricas establecidas); y Excepcional (si supera el 85% de los criterios marcados).

FM Approvals, la certificación voluntaria de seguridad 

Con el objetivo de ofrecer soluciones cada vez más respetuosas con el medioambiente, eficientes y seguras, en el campo de la construcción se han ido multiplicando el número de certificaciones y homologaciones que abarcan diversos puntos y áreas de interés. Los paneles sándwich de Isopan Ibérica con núcleo aislante de lana de roca cuentan con el sello FM Approved, lo que significa que han superado obligatoriamente una serie de pruebas rigurosas llevadas a cabo por los laboratorios FM Approvals.

La homologación FM Approved certifica a nivel internacional tanto la calidad como el alto rendimiento de los paneles sándwich de Isopan, garantizando además la protección eficaz de la envolvente de los edificios ante la propagación del fuego y los efectos negativos que pueden llegar a causar ciertos agentes externos medioambientales. Con la obtención del sello FM Approved, se garantiza la calidad de las soluciones, así como su integridad técnica y su alta resistencia.

 

Nueva llamada a la acción

 

Escrito por

Marta Lupi - Ingeniera de I+D
Marta Lupi - Ingeniera de I+D

Marta Lupi, ingeniera de materiales y directora de proyectos de I+D en Isopan, se ocupa de los proyectos de investigación destinados a identificar nuevas soluciones de productos y procesos. Trabaja en estrecha colaboración con universidades, centros de investigación y socios estratégicos para la innovación.

Ir al perfil del autor

Suscríbase al boletín de noticias

Deje sus datos para permanecer actualizado sobre los productos, servicios y actividades de Manni Group